Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

365 nuevas oportunidades

365 nuevas oportunidades 3024 3024 lauracrespo

Soy optimista. Lo descubrí hace años, porque me di cuenta de que siempre pienso que todo puede mejorar. Que el final de algo es bueno porque implica el inicio de otra cosa que seguro será mejor. Por eso me gusta tanto la nochevieja. Es una noche especial en la que todo cambia y que supone el inicio de 365 nuevas oportunidades.

En mi caso se me presenta una nueva forma de entender mi profesión de arquitecto. Ayudaré de otra forma a la gente a sentirse bien en su entorno, en su casa, en su trabajo. Porque he vivido en carne propia lo que supone encontrar el verdadero orden en tu hogar, aunque éste sea pequeño.

Mi casa que se me vino encima literalmente con el nacimiento de mi segunda hija, éramos 4 personas (y millones de cosas) viviendo en 58 metros cuadrados. Busqué ayuda, descubrí a los organizadores profesionales, apliqué algunas rutinas de orden en mi vida y todo empezó a funcionar. Mi casa dio un giro tan brutal que ahora puedo decir que soy feliz en ella.

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Optimizando los metros cuadrados

Descubrí que deshacerte de cosas es una terapia muy buena contra la angustia que te genera tu espacio. Que tirar es un arte, y que una vez que empiezas puede volverse adictivo, o un juego genial. Y que el verdadero lujo es tener espacio libre.

¿A quién no le gusta llegar a casa y encontrar todo recogido, un perchero donde dejar el abrigo, no perder el tiempo con la cena porque está pensada y medio preparada, y sitio libre en el sofá para (por fin) sentarse y descansar? Encontrar paz…

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Estantes que respiran

Porque el orden es felicidad y os lo puedo demostrar. Porque no hace falta vivir con eso, ni con eso otro, ni con ese trasto ahí en medio. Si tienes que apartar una figurita cada vez que quieres coger un libro, y en realidad ni te gusta, ¿por qué no la mandas al carajo? El «menos es más» de la arquitectura se extiende hasta los muebles y el cajón de los calcetines.

Mi casa me descubrió mi gran vocación, me ayudó a encontrar un trabajo que me apasiona y me hace realmente feliz. Y es que 2018 va a ser un año increíble amigos, porque no me lo imagino de otro modo.

Besos

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios