Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Me gusta un poco el desorden

Me gusta un poco el desorden 5184 3046 lauracrespo

Me gusta un poco el desorden y el caos. Así empieza un poema precioso que encontré hace tiempo y que compartí en Instagram.

Me gusta un poco, que quede claro. El perfecto jardín de té japonés tiene siempre cierta imperfección, alguna hoja caída de un árbol que lo acerque más a la naturaleza real. La fotografía de interiorismo es siempre más cercana y creíble cuando hay unos zapatos en la alfombra o una trapo de cocina en la encimera.

Pero el mundo ideal no existe, y en el tiempo que llevo dedicándome a esto de la organización, he podido diferenciar varios tipos de desorden. Esta es mi clasificación personal, de menor a mayor gravedad:

Desorden decorativo.

Es el menos grave porque en realidad las cosas están ordenadas, o más bien «colocadas». Cuando tenemos por ejemplo una estantería plagada de libros y delante de los libros hay cajitas y entre las cajas hay figuritas y sobre los libros hay mas libros… Es decir, se produce un agobio visual, no hay espacio para que la vista descanse de tanta información. Puede estar todo limpio y cuadriculado pero agobia.

Solución: eliminar el número de objetos que están a la vista. De verdad que no hace falta tener 500 libros en el salón, ni velas ni adornos atrapa-polvo.

Acumulación.

Para mí es un serio problema de nuestro tiempo. Vamos a Zara como si fuéramos al supermercado. Nos dan una horrible y enorme bolsa de tela al entrar en la que podemos meter 5 camisetas, 7 pantalones, 2 faldas, un abrigo y 3 pares de zapatos. Que ni nos probamos porque total, es barato, así que me lo llevo todo. Llegamos a casa y hay que buscar sitio para todo esto en el armario, que ya está a rebosar…

Y no solo se acumula ropa. En la cocina, el congelador o la despensa sufren el mismo problema. Si gastamos un bote de tomate debemos comprar otro bote de tomate, no 6 porque haya una oferta 3×2.

Solución: comprar con cabeza y deshacerse de lo que ya no usamos. ¿No es mejor tener un vestidazo de 120€ con una tela divina y que nos sienta de maravilla, que 6 vestidos de 20€ que al segundo lavado están que da pena verlos?

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Compra ordenadamente

Armario Narnia

Término que me regaló mi querida África, y que he adoptado para nombrar aquel armario en el que todo cabe, desde la multipercha para pantalones (el anticristo) hasta raquetas y una escalera plegable. Todos me entendéis sin decir nada más, ¿verdad?

Solución: categorizar. Las cosas iguales deben estar juntas. Así de fácil. Calcetines solo con calcetines, herramientas en su caja, las raquetas con los accesorios de deporte. De este modo será más fácil encontrar lo que busques.

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Armario organizado que respira

Puntos negros.

Sí, como los de las carreteras, pero en casa. Son aquellos rincones de casa donde va todo lo que no sabemos donde guardar o no tenemos ganas de ponerlo en su sitio. Llegas a casa agotado de trabajar y, ¿dónde dejas el maletín, los zapatos, el abrigo, las cartas del buzón y la botella de vino que te han regalado? Con un poco suerte el abrigo irá al perchero de la entrada, pero lo demás… repartido entre el suelo y la cómoda del recibidor.

Solución: hacer un pequeño esfuerzo cada día. Y planificar el espacio donde guardar cada cosa. Es algo primordial al organizar una vivienda. Si sabemos donde guardar la bufanda y está accesible, no irá a parar encima de una silla del salón.  Además estos puntos atraen más al caos. Donde ya hay una bufanda seguramente habrá también un abrigo en breve, y luego un jersey y otro… Y llega un momento en que no ves la silla.

Desorden máximo.

Esto existe amigos. Hay personas que conviven con el caos total. Como se suele decir, «mis ojos han visto cosas que no creerías». Se trata de todos los tipos de desorden juntos: armarios Narnia atestados de cosas, estantes abarrotados, ropa tirada por todas partes… No words.

Solución: Buscar ayuda de un Organizador Profesional, o sea yo misma. En estos casos es importante que alguien ayude para recuperar el control de la casa, y que te de las claves para mantenerlo fácilmente. En algunos casos incluso he hecho un seguimiento durante un par de meses para comprobar que mi trabajo da resultados realmente.

¿Os sentís indentificados con algún tipo de desorden?

Besos

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios