Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Un salón que respira

Un salón que respira 1060 666 lauracrespo

¿Qué tal te sientes en tu salón? ¿Estás realmente cómodo en él? ¿Tiene todo lo que necesitas? ¿O quizás tiene demasiadas cosas?

Hoy quiero explicarte lo que yo considero que es un salón que respira. Y lo que no lo es: un salón con exceso de estampados, colores, cosas sobre cosas… no hay descanso para la vista. El cerebro necesita espacio libre de información para poder estar en calma.

Tu salón debe invitarte a la tranquilidad. Y esto se consigue con lo siguiente:

  • Utiliza tonos claros en paredes y mobiliario.
  • Elige cortinas claras y livianas.
  • Deja las ventanas libres de muebles que impidan el paso de la luz y las vistas.
  • Cuelga la TV en la pared.
  • Libera el suelo en la medida de lo posible (es decir, menos accesorios en el suelo, como revisteros, cestas…) Yo siempre digo que cuanto más rodapié se vea, mejor.
  • No tengas muebles que no utilizas, como puede ser la mesa-camilla.
  • Si tienes una mesa de centro, mejor que no sea muy grande. Lo ideal es que mida 1 metro menos que el ancho del sofá.
Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Salón idealmente ligero

Es muy importante comenzar planificando el uso que le vas a dar. Haz una lista de las cosas que haces en el salón. Por ejemplo:

  • Me gusta ver series
  • Somos 3 en casa pero a menudo vienen amigos a comer
  • Hago yoga
  • Tengo la oficina en casa
  • Mi niño pequeño juega mucho en el salón.

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Mide el salón y haz un croquis fácil. Puedes ayudarte de un papel cuadriculado. Entonces distribuye las zonas con los muebles. Es una forma muy sencilla de ver los espacios libre que puedes dejar, y te haces una idea de los muebles que te sobran.

A la izquierda he planteado la zona de ver series y leer, con la televisión en una pared lateral a la ventana para evitar reflejos, sofá para 3 y butaca junto a una pequeña librería. Pequeña porque ya sabes que no hace falta tener la biblioteca nacional en casa. Te hablé de ello en  «7 cosas que puedes tirar y no pasa nada» . Para la TV es ideal un mueble con baldas para el dvd y la videoconsola. Es importante que los cables siempre estén bien ordenados y escondidos. Ver cables enredados por detrás de los aparatos da una sensación terrible de desorden por muy organizado que esté el resto del salón.

Aquí es mejor utilizar un mueble con almacenaje cerrado, es decir, con puertas o cajones, para guardar las cosas que no queremos mostrar. Siempre agrupadas por uso y con separadores.

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Para la TV, minimiza

A la derecha una zona polivalente para trabajar y comer. Es decir, la misma mesa puede tener uso de despacho y de mesa de comedor. Solo tienes que ser constante en el orden de este espacio, tenerla continuamente despejada, y así cuando vengan a comer los amigos será facilísimo hacer el cambio.

Antes de diseñar esta zona debes ser consciente de si la necesitas de verdad. A lo mejor prefieres dejar más sitio libre para hacer yoga o jugar. Si celebras cenas sólo ocasionalmente en el salón, puedes tener un tablero con patas desmontables. Con un mantel bonito encima nadie sabe el tipo de mesa que es. Tampoco es necesario tener un montón de sillas. Solo las sillas que uses habitualmente. Puedes tener otras plegables guardadas en el trastero para ocasiones especiales. Ten cerca un mueble con la vajilla y accesorios, así no te darás mil paseos hasta la cocina. En cuanto a la iluminación de este espacio, lo ideal es una luz superior directa sobre la mesa. Para comer o trabajar es mejor ver bien los que estás haciendo.

Me encanta esta idea de Ikea, dos mesas de despacho se juntan y se convierten en una mesa de comedor ideal para 4 personas.

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Idea genial

¿Cómo organizo la zona de despacho?

Es muy importante buscarle un sitio fijo y una zona de almacenaje independiente. Es decir, que no se mezclen tus archivos con las novelas. O la grapadora con el juego de café. Si no tienes mucho sitio, simplemente haz la división por estantes en una librería.

A la hora de elegir los archivadores (yo prefiero los revisteros con subcarpetas) intenta que sean todos iguales. Si partes de cero elige una tienda o marca que te garantice que siempre tendrá el mismo modelo de archivador, para cuando tengas que añadir más. Ya sabes que la repetición de elementos iguales mejora mucho la sensación de orden. Y si tienes pequeños artículos de oficina (vicio confesable por otra parte) están mejor clasificados en cajas: cinta adhesiva, clips, rotuladores color pastel…

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

Yo quiero trabajar aquí

En la parte central he dejado una zona para que juegue el pequeño. Esta zona debe estar delimitada claramente, y esto hay que explicárselo al niño las veces que haga falta, hasta que coja el hábito. Que los juguetes no salgan de la zona marcada, por ejemplo con una alfombra infantil. Al lado pones una estantería con cajas para clasificar los juguetes y listo.

Un vez que lo tenemos planificado, el procedimiento para empezar a ordenar el salón es el siguiente:

  1. Elige bien el momento: con tiempo libre de sobra y pequeñas metas que puedas alcanzar en ese rato.
  2. Reconoce los focos de caos: ¿una silla a la que siempre van a parar los abrigos? ¿Un mesa en la que se acumula una montaña de papeleo? Hay que acabar con ellos y ponerle solución.
  3. Saca del salón lo que no debe estar ahí. Los zapatos que traes de la calle por ejemplo.
  4. Organiza lo que sí debe estar.
  5. Evita la entrada de cosas innecesarias. Si te traen de Praga una figurita de dudoso gusto, ni la metas en casa. O mejor, avisa a tu querido amigo de que mejor te traiga chocolate de su viaje.
  6. Establece rituales de orden:
    • Al llegar a casa, el abrigo al perchero del recibidor.
    • Juguetes recogidos antes del baño-cena.
    • Recoge siempre antes de acostarte: la mantita, los platos del postre y el mando a distancia.
    • Superficies lo más despejadas posible. Así es más fácil limpiar y ordenar.
    • Guarda inmediatamente lo que ya no uses.
    • En serio, guarda lo que ya no uses.

Ahora sí, salón relax… Llegarás a casa y sabrás perfectamente dónde dejar el maletín, tendrás sitio libre en el sofá y la mantita esperándote para ver Stranger Things (que me chifla).

Besos

Laura Crespo, arquitecto y organización de espacios

 

 

 

1 comentario